Citas Bíblicas
Artículos Relacionados
-El Diezmo: Análisis de Malaquías 3:6-12
-Los pobres dan más que los ricos (Lc: 21:1-4)
-Tesoros en el cielo
-El diezmo en la actualidad es una estafa

Contrastes entre la ley y la gracia: ¿es usted cristiano, o fariseo?

La ley fue dada a la nación de Israel (Ro:9:4)
La gracia fue dada para toda la humanidad (Ro:10:12-13)
La ley: haz esto y vivirás por ello
(Dt:27:26)
La gracia: cree y serás salvo (Hch:16:31)
Si no guardas la ley eres maldito (Gál:3:10b)
Cristo nos redime de la maldición (Gál:3:13)
Bajo la ley vives por las obras (Gál:3:12)
Bajo la gracia vives por fe (2Co:5:7)
En la ley estás bajo maldición (Gál:3:10a)
En la gracia estás bendito con toda bendición espiritual (Ef:1:3)
Bajo la ley debías ir a la casa de Dios (el edificio)con tus diezmos y ofrendas. (Mal:3:10)
Bajo la gracia no existe tal edificio adonde puedas llevar tus ofrendas, sino que cada creyente forma parte de la casa de Dios
(1Co:6:19; Ef:2:21-22;1Ti.3:15; etc.)
Bajo la ley necesitas de un sacerdote
que interceda ante Dios por ti (Lucas:17:14;etc.)
Bajo la gracia tú eres el sacerdote (1P.2:9)

Estas son algunas de las verdades acerca de las diferencias entre la ley y la gracia. Hablar de la gracia nos llevaría mucho, muchísimo tiempo; sin embargo, es lo que hay que hacer. Hablar de la gracia es importantísimo y debemos tomarnos el tiempo suficiente para hacerlo. Nunca será demasiado lo que sepamos acerca de este gran tema. El hecho de que la gran mayoría de los cristianos ignore los principios básicos de la gracia, es lo que permite a los falsos maestros enriquecerse a costa de la gente
¿Sabía usted que muchas personas guardan la ley porque creen que eso es lo que le agrada a Dios? Muchas personas que se consideran cristianas diezman, otras guardan el sábado, otras creen que su pastor es una especie de sacerdote y hasta le temen más que a Dios; y esto no es todo, hay muchas más atrocidades que se hacen en el nombre de Dios, las cuales nunca el Señor mandó a hacer.
Guardar la ley, a la manera de los fariseos, es algo que ofende a Dios, porque las obras de la ley son obras muertas, (Heb:6:1) es decir, obras de mera ceremonia.
Lo que importa a Dios es el espíritu de la ley. No la obra en sí, sino el espíritu de la obra.
Vamos a analizar un pasaje de la Escritura para poner en claro lo que queremos decir. Antes, permítame realizar con usted una comprobación. Quizás usted sea alguien que enseña a diezmar a los cristianos, o tal vez sea usted un diezmador que está de acuerdo con esa práctica. Cualquiera sea su postura con respecto al diezmo, permítame hacerle una pregunta:
¿Recuerda usted de memoria lo que dice el Señor en (Mateo:23:23)? (no abra su Biblia por favor)

Si no lo recuerda no lo busque en su Biblia, permítame ayudarle, comienza diciendo:

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley:…”

¿Lo recuerda ahora? Es uno de los versículos más citados por aquellos que quieren aprovecharse de la gente exigiendo el diezmo. Estos falsos maestros que roban a la gente mediante engaños, utilizan este versículo para decir que el Señor está de acuerdo en que usted le de su dinero a ellos. Y lo más curioso es que la gente cree en lo que estos engañadores les dicen; y estoy seguro que usted, si es una de estas personas engañadas, está pensando que estoy equivocado si creo que el Señor no está afirmando que hay que diezmar. Porque usted sabe que en el versículo que citamos (Mt:23:23) el Señor termina diciendo: “…esto era necesario hacer sin dejar de hacer aquello”.
Pero siguiendo con nuestra comprobación: ¿recuerda donde habíamos dejado el versículo y como sigue? ¿No? Veamos:“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley…”

Discúlpeme que insista: ¿Sabe usted que es lo más importante para el Señor según este versículo? Todas las personas a quienes hicimos esta misma pregunta contestaron que no sabían como seguía el versículo; algunas intentaron una respuesta, pero ninguna de ellas estaba segura de lo que el Señor dice aquí, que es importante.
Ahora bien: ¿cómo vamos a hacer lo que el Señor dice que es necesario, si no sabemos lo que es importante para él?
Tal vez usted tampoco recuerde lo que el Señor dice que es importante, pero hay algo aquí que podemos ver: El Señor no les está reclamando a los fariseos que diezmen. Eso ya lo están haciendo. Y les llama “hipócritas”, porque solo están haciendo eso, y olvidando lo más importante.
le voy a confesar algo: si yo diezmara y no recordara lo que para el Señor es importante, sería igual que aquellos fariseos a los cuales el Señor llama “hipócritas

Otra cosa que podemos ver en esta primera parte del versículo, es que el diezmo es parte de la ley. Y la ley, usted sabe “… no fue dada para el justo…” (1Ti:1:9) Por otra parte, si usted ha creído en el Señor Jesucristo no está bajo la ley, sino bajo la gracia. (Ro:6:14)

El Señor dice que lo más importante de la ley es. “…la justicia, la misericordia y la fe…”
Justicia se le llama a las buenas obras. Ser justo es ser recto en el obrar y en el pensar. Un acto de justicia, es un acto recto en si mismo, que se conforma con la voluntad revelada de Dios.

La misericordia, por su parte, es la manifestación externa de la compasión. Tener misericordia es compadecerse de las necesidades ajenas y hacer algo al respecto, brindando la ayuda que el prójimo necesita. Está en relación directa con la justicia y la fe. Amar al prójimo es tener misericordia del necesitado, del sufrido, del que desfallece. Jesús enseñó esto en la parábola del buen samaritano:

“¿Quién pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? Él dijo: el que usó de misericordia de él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo”
(Lc:10:36-37)

Ahora bien: ¿Es un acto de misericordia darle el diez por ciento de lo que tienes a alguien que posee más que usted? ¿No sería injusto darle al que más tiene negándole al que realmente necesita?
Muchos cristianos creen que porque diezman y van a las reuniones de su iglesia ya han cumplido con los mandamientos de Dios. Creen que porque hacen esto Dios los va a bendecir. Esto es lo que creen porque así han sido condicionados a pensar. Sin embargo, solo está sirviendo a los líderes de su iglesia, los cuales se están enriqueciendo mediante el dinero que les están despojando. Si pudieran comprender lo que es importante para el Señor, invertirían en lo que Él considera necesario y no malgastarían su dinero.
El problema real que enfrentan estas personas es que son guiados por líderes que están en oscuridad:

“¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!”
(Mt:23:24)

Tal vez usted no lo recuerde, pero el prosélito que hacen estos escribas y fariseos hipócritas, es dos veces más hijo del infierno que ellos mismos:

“¡Ay de vosotros escribas y fariseos, hipócritas! Porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.(Mt:23:15)

Siguiendo con el versículo en cuestión, el Señor dice: "...Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello" En base a esta última frase, se podría pensar que el Señor esta convalidando el diezmo moderno. Pero una mirada minuciosa al versículo en su contexto nos revelará la verdad. Veamos: El Señor dice:

"
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino y dejáis lo más importante de la ley…”

Es importante tener en cuenta que hasta aquí el Señor está utilizando el tiempo presente, él dice: “diezmáis” y “dejáis”; ambos verbos están en tiempo presente; de manera que si el Señor estuviese convalidando el diezmo debería seguir utilizando este tiempo verbal diciendo: “Esto es necesario hacer; sin dejar de hacer aquello.”
Pero a diferencia de esto, el Señor dice: “Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” El tiempo verbal cambia al pretérito
Ahora bien: ¿Por qué cambia el tiempo verbal? ¿Por qué motivo el Señor se refiere al pasado? El motivo es que les está reclamando el no haber cumplido con la ley bajo la cual estaban. (Esto es en el pasado) Pero los discípulos de Cristo no estamos bajo esa ley; Por eso él les dice a los escribas y fariseos: “Esto era necesario hacer…” pero no les dice a sus discípulos: "Esto es necesario que hagan" ¿Se da cuenta?


En fin, una cosa es lo que el Señor "parece" decir en (Mt: 23:23) y otra cosa, muy distinta es lo que realmente dice en él.
La comprensión exacta de este texto, marca la diferencia entre un fariseo y un cristiano.

A propósito: ¿Cómo salió usted de esta prueba? ¿Es discípulo de los fariseos? ¿O es cristiano? Recuerde que aquellos que no saben hacer lo que es necesario e importante para Dios, son solo unos hipócritas, al igual que los escribas y fariseos. Estos parecen servir a Dios, pero no engañan al Señor.
Ahora bien, si salió airoso de la prueba, si recordaba lo que para el Señor es importante, si lo cumple diariamente en su vida, si es usted realmente cristiano, lo felicito; no está usted perdiendo el tiempo y tendrá recompensa de parte de Dios en los cielos (Mt:6:1) Ahora, si ha podido comprobar que usted solo cumple con lo que hombres indignos le han inculcado, y reconoce que estaba faltándole al Señor, ignorando lo que es importante para él y viviendo ajeno a los propósitos de Cristo; le sugiero que vuelva atrás, pida perdón a Dios por sus malas obras y comience a vivir la vida cristiana conforme a los propósitos Divinos.
Si necesita ayuda no dude en escribirnos

Ante cualquier duda, comentario, o desacuerdo, sírvase enviarnos un correo a citasbiblicas@yahoo.com.ar. No olvide citar los versículos o pasajes bíblicos en los cuales basa sus argumentos o preguntas.