Citas Bíblicas

Artículos Relacionados
-El Diezmo: Análisis de Malaquías 3:6-12
-Los pobres dan más que los ricos (Lc: 21:1-4)
-Tesoros en el cielo
-Contrastes entre la ley y la gracia: ¿es usted cristiano, o fariseo?
El diezmo en la actualidad es una estafa

Los que defienden el diezmo que se predica en las iglesias “evangélicas,”son personas que: o bien no conocen la doctrina de Cristo, o son estafadores, o ambas cosas. Porque el diezmo (tal como se lo enseña en la Biblia y no en las iglesias modernas) no solo forma parte de la ley del antiguo testamento, sino que es absolutamente absurdo en la gracia que es en Cristo Jesús.
En una gran mayoría de las iglesias evangélicas del mundo, se enseña que Dios demanda a los hombres a diezmar. Hay algunos “pastores” de estas iglesias, que declaran que los “cristianos” (personas que creen en Cristo como Señor y Salvador) deben diezmar, porque eso es lo que manda Dios.
En este artículo vamos a demostrar (y el lector podrá comprobarlo por si mismo) que quienes enseñan a diezmar a los cristianos, son falsos maestros, obreros fraudulentos, ministros que no sirven a Dios, sino a las riquezas, engañadores que tergiversan La Palabra de Dios para estafar a las personas mediante amenazas y falsas promesas.
El diezmo, tal como se lo enseña en las iglesias “evangélicas” (y otras también) es una estafa; porque no se basa en la verdad, ya que no hay ningún pasaje bíblico, (ni siquiera un versículo) en el cual apoyarse para demandar el diezmo de los cristianos.
Estos falsos maestros enseñan que el diezmo es la décima parte del salario o ingreso bruto de una persona y le pertenece a Dios. Pero no es verdad. Primeramente porque en la Biblia, Dios no demanda el diezmo del salario de ningún obrero.
Y en segundo lugar, si Dios hubiese querido quedarse con el diezmo del salario de las personas de la iglesia, Cristo o los apóstoles lo hubieran enseñado.
Pero lo cierto es que en ningún pasaje del nuevo testamento, (ni del antiguo) se ordena a los hombres a llevar la décima parte de su dinero al templo o a las iglesias.

En el antiguo testamento, Dios estableció que siempre el diezmo fuera entregado en productos como trigo, aceite, animales, etc., (levítico: 27:30-33) todo lo cual, se guardaba en el “alfolí” que era un depósito o bodega, que servía para almacenar el diezmo.
Este mandamiento, (el diezmo) no es una ordenanza para la iglesia, sino para la nación de Israel. Porque el diezmo pertenece a la ley, la cual les fue dada a ellos; y la iglesia no esta bajo esa ley, sino bajo la gracia.

(“…pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia” Ro:6:14).

Pero el diezmo que en la actualidad se practica en las iglesias evangélicas no tiene evidencia bíblica. No hay una ordenanza de parte de Dios para los cristianos, que diga que estos deban aportar el diez por ciento de su salario para la obra de la iglesia.
Por favor, no piense, ni por un momento, que estoy negándome a contribuir para el mantenimiento de la iglesia, ni estoy diciendo que no haya que sostener de alguna manera a los que enseñan.
Lo que estoy diciendo es que: algunos oportunistas, tergiversan las Escrituras para enriquecerse.
Porque si bien es cierto, que los que anuncian el evangelio deben vivir de él (1Co:9:14) esto no significa que deban ser potentados como lo son la mayoría de estos aprovechadores, viviendo por encima del nivel medio.
Su condición (si realmente fueran obreros de Dios) debiera ser como la descripta en (1Timoteo:6:8) “…teniendo sustento y abrigo…”Pero no se conforman con sustento y abrigo, sino que cada día quieren más y más y más; y todo a cambio de nada, porque no apacientan el rebaño de Dios. Por lo cual, no digo que no haya que apoyar a las iglesias económicamente, lo que afirmo es, que no deben inventarse doctrinas para recolectar dinero, y que quien lo hace no esta sirviendo a Dios, sino a las riquezas; por más honesto que parezca el propósito por el cual se exige que la gente dé.

Si lo que se enseña no es conforme a la Escritura, no es verdad nada de lo que se dice.
Este diezmo que se enseña hoy en las iglesias, es un fraude que algunos inescrupulosos diseñaron y otros, tan corruptos como aquellos, pretenden sostener citando versículos fuera de contexto, desprestigiando el evangelio de Cristo.
Por culpa de estos falsos pastores, la verdad del evangelio se ha corrompido. Se hacen llamar pastores pero en verdad son lobos con piel de cordero que se aprovechan del rebaño. Es cierto que algunos de ellos son bien intencionados y aparentemente, hasta se podría decir, "honestos"; pero si en verdad lo fueran, escudriñarían Las Escrituras para comprobar si lo que enseñan y exigen del rebaño, es correcto.
La ignorancia no es excusa.
En el libro de “Los hechos de los apóstoles,” se lee:

“Y estos
(hablando de los hermanos de Berea) eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosa eran así ( Hch:17-11)

He escuchado citar este versículo a muchos “pastores,” los cuales no escudriñan las Escrituras para conocer la verdad, y siguen desbastando el rebaño con sus exigencias infundadas.

No existe en todo la Biblia, ni un solo ejemplo de una iglesia que recogiera el diezmo.
No hay evidencia en todo el “Nuevo Testamento” de un cristiano que haya pagado el diezmo.
¿Por qué estos “pastores” seudo evangelistas, lo enseñan y lo reclaman de los cristianos?
La respuesta es: Porque sirven a las riquezas y no a Dios.
No les interesa apacentar el rebaño, sino vivir de él; aprovechándose de las ovejas más gordas y abandonando a la enferma, a la descarriada y a la perdida, porque estas no le aportan ningún beneficio material.
Lea, por favor, el capítulo treinta y cuatro del libro del profeta Ezequiel (Ez:34:1-31) y podrá comprobar cual es el carácter de estos falsos maestros y cual su único propósito: enriquecerse.

Estos comerciantes de la fe, que han traído tanto desprestigio al evangelio; buscan atemorizar al pueblo de Dios con pasajes tomados fuera de contexto.
Es nuestra intención analizar estos pasajes bíblicos, con el fin de comprobar lo que realmente dice Dios en ellos.
Algunos de estos pasajes son: Génesis 14:17-24; Levítico:27:30-33; Malaquías:3:6-12; Mateo:23:23; 2Co:8-9; Hebreos.7.1-6

Ante cualquier duda, comentario, o desacuerdo sírvase enviarnos un correo a citasbiblicas@yahoo.com.ar. No olvide mencionar los versículos donde basa sus argumentos.