Citas Bíblicas

CÓMO RECONOCER UNA SECTA FALSA

Características de los líderes falsos


Muchas personas, a lo largo de todo el mundo, forman parte de sectas falsas, es decir que son falsos cristianos sin saberlo; de tal manera que pasan casi toda su existencia haciendo y creyendo lo que suponen verdadero, sin serlo.
El siguiente artículo trata cómo reconocer estos grupos.

Una secta es un grupo de personas (discípulos), que siguen las enseñanzas de un maestro.
Una secta es falsa, cuando no sigue las enseñanzas de quien dice ser su maestro, por consiguiente, los seguidores son falsos discípulos.
Hay una gran cantidad de grupos (sectas) que se autodefinen como: “cristianos”, es decir “discípulos de Cristo”, pero no siguen las enseñanzas de Jesús; por lo tanto son falsas, sólo utilizan el nombre de Cristo para engañar a sus adeptos haciéndolos a estos falsos cristianos. Existen algunas denominaciones “cristianas” donde claramente y con mucha facilidad se descubre el engaño y la falsedad, ya que ninguna de sus enseñanzas se basa en las doctrinas cristianas. Sin embargo hay otras denominaciones (mayormente llamadas evangélicas) en donde el engaño es más sutil pero igualmente pernicioso; puesto que la persona que sigue esas doctrinas falsas, cree estar cumpliendo con lo que Cristo enseña; pero sólo está obedeciendo lo que un grupo de inescrupulosos ha inventado como doctrina cristiana para beneficio propio.


Los siguientes puntos nos ayudarán a reconocer las características de los líderes de este tipo de sectas:
Volver arriba

1-Son autoritarios.
Los líderes de estas sectas dictaminan comportamientos y reglas a seguir, basándose en sus propios gustos y razonamientos. Muchas veces critican formas de vivir que ellos mismos llevan. Muchos de ellos pareciera que creen que son dueños de la vida de las personas y las obligan, mediante amenazas, a vivir como ellos les indican. Contrariamente, la Escritura dice que quien dirige no debe hacerlo “…como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.” 1P:5:3

2-Maltratan a las personas de su congregación con dichos y reprensiones como si realmente tuviesen autoridad sobre ellos.

De ellos habla el Señor en (Mateo 24:48-51) “Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos. Y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes”

3-No enseñan la verdad.
Generalmente porque la desconocen, pero aún conociéndola (cuando alguien los saca de su error), no la transmiten ni se retractan, para que no se descubra la falsedad de sus propias doctrinas. “…Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres.” (Mr:7:7)

4-Sus intereses se centran en recaudar dinero.
Para ello enseñan a “diezmar y ofrendar”, obligando a los discípulos a darles dinero. Algunas denominaciones (falsas también) le llaman “ofrendas voluntarias”, aunque a poco de examinarlas se puede ver que no son tan “voluntarias”.
Lo cierto es que: Ni el Señor Jesucristo, ni los apóstoles reclamaron el diezmo del pueblo de Dios.
Nunca enseñaron a diezmar, ni hay evidencia alguna en todo el Nuevo Testamento de que alguna iglesia haya recogido el diezmo, ni hay ejemplo alguno de ningún discípulo dándolo. Por lo tanto quien enseña a diezmar está faltando a Dios.

5-Aparentan interés por la salvación de las personas, pero con los hechos lo niegan.
Su verdadero interés es que las personas no dejen de concurrir a las reuniones; no dejen de aportar dinero; ni dejen de traer nuevas personas a las cuales ellos “adoctrinan” para que “fielmente” aporten dinero.

6-Intimidan a las personas mediante amenazas y burlas.
(Ejemplo: si te alejas de ellos te dicen que eres débil y que te perderás las bendiciones de Dios; si no diezmas te dirán que robas a Dios y que no tienes fe; etc.)

7-Falsifican la palabra de Dios (2Co:2:17)
Desvían la atención de las personas del verdadero propósito de Dios. El propósito de Dios es “…la edificación del cuerpo de Cristo" (Ef 4:12) Edificación que viene a través del conocimiento de Dios, el cual es transmitido por los apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. (Ef:4:11)
Pero el propósito de los falsos maestros es que haya muchas personas (a esto le llaman edificación, aunque no saben como demostrarlo bíblicamente) porque a mayor numero de personas mayor es la entrada de dinero.

8-Manipulan a las personas para que se sientan involucradas y trabajen gratis para ellos. A los que no trabajan los desprecian y todo el tiempo están insinuándoles lo inútiles que son.

9-Inventan doctrinas asegurando que son bíblicas aunque no figuran en La Escritura.
No existe ningún maestro falso que no asegure que lo que él enseña es lo que la Biblia dice; sin embargo, no duda en negarla si no va de acuerdo a su conducta . Por ejemplo: Cuando se les descubre en defectos tales como prepotencia, impiedad, avaricia, etc. Se excusan diciendo que “no son perfectos”, sin embargo La Escritura dice (1Ti:3:2) que si no son “irreprensibles” no deberían ser obispos, pastores, ancianos, ministros o como quiera que se llamen a si mismos)
La doctrina que inventan es que “No hay que mirar a los hombres, sino seguir a Cristo” Ignoran que quienes están al frente deben ser ejemplo en todo.(Tito:2:7; 1Ti4:12; Fil3:17; 1P5:3; Etc.)
Tito 2:7: “presentándote tu en todo como ejemplo de buenas obras…”
Otras de las doctrinas que inventan: “si te alejas de la iglesia perderás bendición”; “Dios manda a congregarnos”; “ofrendas prometidas por fe”; etc.

10-Los mandamientos de Dios parecen no haber sido escritos para ellos,
es decir que todas las personas tienen que obedecerlos y guardarlos menos ellos.

Si la congregación a la que usted asiste no tiene este tipo de líderes, sino que se ajustan exactamente a la descripción de (1Ti:3:1-8 y Tito:1:6-9) (Por favor, no pase por alto la condición de amable) lo felicito; esta usted en una congregación donde verdaderamente se enseña la palabra de Dios.
De todos modos seria bueno asegurarse, pues, de lo contrario, estaría tal vez sin saberlo, participando de un engaño .
Para asegurarse le sugiero que haga la siguiente averiguación:

¿Se enseña en su iglesia a diezmar?


Si la respuesta es: “si”, tengo una mala noticia que darle. En la congregación a la que usted asiste no se enseña la verdad y sus líderes son falsos maestros, sin lugar a dudas.

Porque:

a) Dios no estableció el diezmo para los cristianos.

b) No hay manera de demostrar bíblicamente lo contrario.

c) Diezmar no es un mandamiento de Dios para el cristiano, no importa como se lo hayan enseñado esos líderes, recuerde que falsifican La Escritura para beneficio propio. Mienten.
Ni Cristo, ni los apóstoles enseñaron ha diezmar. Aléjese de esas personas (1Ti:6-5) porque están negando a Cristo.

Ante cualquier duda o desacuerdo con lo expuesto en este artículo sírvase enviarnos un correo a
citasbiblicas@yahoo.com.ar. No olvide citar los versículos en los que basa sus argumentos.