Citas Bíblicas

Análisis de: Mateo:5:17-20 "La ley y Los profetas"

El análisis de esta cita ha sido incorporado a raíz de haberse mencionado varias veces en las consultas que tenemos a diario, y ha sido copiado de una de las respuestas que hemos dado. Por ello pedimos disculpas si al leerlo se encuentran en él, errores de sintaxis.

Antes de comenzar con nuestro estudio, es necesario aclarar que este pasaje, (al igual que todos los pasajes bíblicos) encierra un misterio, es decir, que no dice lo que parece decir.
Permítame explicárselo de esta manera: Cualquier persona en el mundo que sepa leer y tenga interés puede leer la Biblia; y cualquier persona puede entender lo que superficialmente dice en ella, equivocándose (o no) en su interpretación.  Pero la profundidad que encierra cada pasaje y la verdadera enseñanza sólo es dada por el Espíritu a quien este quiere.
Por eso el Señor cuando sus discípulos le preguntaron refiriéndose a la gente: "...Por qué les hablas por parábolas?" (Mt:13: 10)
"Él respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado." (Mt:13: 11)
(Tenga en cuenta el versículo 12 y medite en ello)

Bien:
"No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido" (Mt:5:17-18)

En estos versículos, el Señor Jesucristo dice que él ha venido a cumplir lo que de él se dice en "la ley," y en "los profetas" ("La ley y los profetas" como se sabe, son Las Escrituras) Es bien sabido que en la Biblia se hace referencia al Pentateuco, (los cinco primeros libros de las Escrituras) como "la ley" ó: "la ley de Moisés"; ó: "Moisés"
Y el nombre de:"los profetas" se le da al otro conjunto de libros del canon hebreo que sigue al Pentateuco.
Por lo tanto, lo que el Señor Jesucristo dice en (Mt: 5:17-18) es que él ha venido a cumplir lo que de él se dice en la Escritura. Esto es, en "La ley y Los profetas"
Esto puede comprobarse claramente leyendo la siguiente cita en el evangelio de Lucas:


"Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo los que los profetas han dicho! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían." (Lc: 24:25-27)


También podríamos citar:
"Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento." (Lc:22:37)

Una mala interpretación de este pasaje (Mt:5: 17) nos llevaría a declarar que el Señor Jesucristo está diciendo que él no ha venido a abrogar la ley de los mandamientos. Pero no es eso lo que dice el Señor.
El no dice: "no he venido a abrogar la ley" (como algunos pretenden hacernos creer) sino, "no he venido a abrogar la ley o los profetas" Esto es bien distinto. ¿Verdad?
El Señor Jesucristo está declarando que él ha venido a cumplir todo lo que de él se dice en la Escritura. (Sin dejar de lado ni una jota ni una tilde)
(Usted puede ver que en ningún momento el Señor dice que ha venido a hacer cumplir la ley)
Es absurdo pensar que el Señor este diciendo que los cristianos seguimos estando sujetos a la ley, pues eso es contrario a toda la Escritura. Por ejemplo:

- En el libro de "Romanos" el apóstol Pablo dice que no estamos bajo la ley:

"Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia."(Ro:6: 14)

- En el libro de "Gálatas" el apóstol Pablo dice:

"...antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo" (Gá: 3:23-26)
Es decir que "No estamos bajo ayo", ¡¡no estamos bajo la ley!!
Por otra parte, aunque los cristianos estuviésemos bajo la ley, (y ciertamente no lo estamos) nada nos obligaría a diezmar dinero, pues la ley no demanda dinero de aquellos que están bajo su dominio, sino sólo alimento. Esto es lo que leemos en el libro de "Levítico":

"Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es..." (Lv: 27:30
"Y todo diezmo de vacas o de ovejas..." (Lv: 27:32)

.Ahora bien: En el pasaje de (Mt: 5:19-20) el Señor Jesucristo habla de mandamientos, y esto nos podría hacer dudar acerca de lo que venimos exponiendo, pues, al hablar de mandamientos luego de haberse referido a la ley, podríamos pensar que se está refiriendo a los mandamientos de la ley de Moisés; pero no es así, como veremos:
Ya hemos visto que cuando el Señor Jesucristo habla de “cumplir la ley y los profetas” se refiere al cumplimiento de las profecías en su persona.
Una de esas profecías se encuentra en el libro de Moisés denominado “Deuteronomio”

“Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca; y él les hablará todo lo que yo le mandare. Más a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta.” (Dt: 18:18-19)

Esta profecía se refiere al Señor Jesucristo, él es el profeta que había de venir y que Moisés está profetizando que vendrá. Esto se puede comprobar leyendo el libro de los Hechos, ahí, el apóstol Pedro dice que Jesús es ese profeta:

"Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable; y toda alma que no oiga a aquel profeta, será desarraigada del pueblo." (Hch:3 :22-23

También podemos comprobarlo en el evangelio de Juan. “…cuando los judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le preguntasen (a Juan el bautista) ¿tú quién eres? (en relación con las profecías) Confesó, y no negó sino confesó: yo no soy el Cristo. Y le preguntaron: …eres tú el profeta?” (Jn:1:19-21)

Aquí vemos que los escribas interrogan a Juan el Bautista para saber quién es él, en relación a las profecías. Por eso le preguntan: “¿Eres tú el Cristo?” “¿Eres tú el profeta?”
Ahora bien: ¿Quién es ese profeta al que aluden los escribas?
Pues es el profeta que, según Moisés, había de venir.
Y ¿Qué particularidades iba a tener ese profeta según los dichos de Moisés?
Iba a ser judío. (Esto afirmamos pues la Escritura dice: "...de entre vuestros hermanos..." )
Otra de las particularidades que posee este profeta es que iba a ser en carácter, como Moisés
¿En qué sentido sería como Moisés?
En que le daría mandamientos. “a él oiréis...” dice Moisés
Ahora bien: ¿Cuáles mandamientos dio el Señor?
(Lea por favor: Mt:5: 21 en adelante, ahí se encuentran los mandamientos del Señor, y, como podrá ver, no nombra el diezmo)
Eso es lo que denominamos la “ley de Cristo.” Fíjese que Moisés dice: “A él oiréis”. Y Jesús no dice: cumplan con la ley de Moisés, sino que dice:

“Oísteis que fue dicho:…más yo os digo” Esto significa: A los antiguos, (a sus padres) Moisés les dijo:... pero yo les digo...

Como puede verse, no se trata de la misma ley.
Por eso Jesús dice: “...-uno de estos mandamientos muy pequeños…” (Mt: 5:19) Y no: “…uno de esos mandamientos...” como si se tratara de los mandamientos de Moisés.
Otra de los pasajes que nos ayudan a comprender esta enseñanza se encuentra en (Mt:17:1-5) Ahí, el mismo Dios Padre dice. “este es mi Hijo amado…a él oíd.” (vs.6)

Aun la mujer samaritana sabía que el profeta que había de venir, el Mesías “les declararía todas las cosas” (Jn:4:25)

Concluyendo: Cuando el Señor Jesucristo dice que no ha venido a "abrogar la ley o los profetas"se refiere a que él ha venido a cumplir lo que de él dicen las Escrituras. Y cuando dice que hay que cumplir los mandamientos se refiere a los mandamientos que él enseña en el sermón del monte (Mt: 5-7)
En fin. Espero que esto le sirva para aclarar sus dudas. Si no he sido lo suficientemente claro le ruego que me escriba para que juntos podamos seguir analizando la Palabra del Señor. Hasta pronto Ronald. Que la gracia del Señor sea con usted y los suyos
Atte: Carlos