Citas Bíblicas

ANÁlISIS DE ROMANOS 9:5

Hay quienes dicen que los apóstoles no enseñaron que Jesús es Dios. Sin embargo, la lectura de la Biblia pierde todo valor y sentido sin esta doctrina. Muchos son los pasajes de la Escritura en los cuales Jesús y Dios se confunden en uno. En esta oportunidad vamos a analizar las palabras del apóstol Pablo en el libro de Romanos:

“Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.” (Ro:9:1-5) (versión Reina Valera)

En este pasaje el apóstol Pablo dice que Jesús es Dios. No cualquier dios, sino “Dios sobre todas las cosas”
Sin embargo, en la "Traducción del Nuevo Mundo" que utilizan los Testigos de Jehová, este pasaje pareciera decir otra cosa. Veamos esa traducción, desde la segunda parte del versículo tres:

“…mis parientes según la carne, que, como tales, son israelitas, a quienes pertenecen la adopción como hijos y la gloria y los pactos y la promulgación de la Ley y el servicio sagrado y las promesas; a quienes pertenecen los antepasados y de quienes (provino) el Cristo según la carne: Dios, que está sobre todos, (sea) bendito para siempre. Amén” (Ro:9:3-5) (Traducción del Nuevo Mundo)

En esta traducción vemos que se han agregado palabras entre paréntesis que cambian el sentido del texto, logrando que el contexto sea otro. Esas palabras que están entre paréntesis han sido agregadas (maliciosamente) para obligar al lector a interpretar erróneamente el texto.
Pero si leemos el contexto veremos que el argumento de Pablo tiene un razonamiento lógico cuando lo leemos en la versión de Reina Valera, pero ese razonamiento “lógico” se pierde en la otra traducción debido al agregado de palabras.
En la versión de Reina Valera vemos que la secuencia de las cosas que enumera el apóstol concluyen con la declaración de que Cristo es Dios por sobre todas las cosas. Veamos la secuencia:

-La adopción.
-La gloria.
-El pacto.
-La promulgación de la ley.
-El culto.
-Las promesas.
-Los patriarcas.
-Cristo.
-Dios.

Ahora bien, Si leemos la "Traducción del Nuevo Mundo" sin hacer caso de las palabras agregadas entre paréntesis, el texto se leería así: “… la adopción como hijos y la gloria y los pactos y la promulgación de la Ley y el servicio sagrado y las promesas; a quienes pertenecen los antepasados y de quienes el Cristo según la carne: Dios, que está sobre todos, bendito para siempre. Amén” (Ro:9:3-5) (Traducción del Nuevo Mundo)
Podemos ver que cuando quitamos las palabras entre paréntesis, esta versión también concluye afirmando que Cristo es Dios.

Por otra parte, si leemos todo el contexto, encontramos lógico que el apóstol concluya diciendo “el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos.” O como dice la otra versión: “Dios, que está sobre todos, bendito para siempre. Amén.” refiriéndose a Cristo. Cuando leemos todo el párrafo, encontramos razonablemente claro el argumento.

Pero tal vez usted no lo considere así. Permítame entonces, preguntarle algo: si la secuencia que va describiendo el apóstol no lo conduce a manifestar que Cristo es Dios, ¿Entonces qué sentido tiene la frase: “Dios sobre todas las cosas bendito por los siglos. Amén.”? Tal vez usted prefiera la otra traducción, así que aquí la transcribimos: ¿Qué sentido tiene la frase:: Dios, que está sobre todos, bendito para siempre. Amén?

- Si el apóstol no está diciendo que Jesús es Dios, ¿no hubiese bastado llegar hasta la palabra “Cristo” y proseguir con el argumento, sin necesidad de bendecir a Dios en este punto?
- Si no está diciendo que Cristo es Dios ¿Qué sentido tiene que bendiga a Dios? ¿En qué ayuda al razonamiento que viene desarrollando?
- A mi modo de ver, si Cristo no es Dios, la lógica del razonamiento se pierde.

Mucho me temo que estas preguntas jamás encontrarán respuestas satisfactorias, pues al pretender cambiar el sentido del texto, el contexto se pierde, y solo quedan palabras agrupadas de manera incoherente de imposible interpretación.

Por lo tanto, mi conclusión amigo lector, es que la versión Reina Valera es correcta cuando afirma que Cristo es Dios, al igual que la Traducción del nuevo Mundo. (Omitiendo, claro está, las palabras que han sido agregadas entre paréntesis, las cuales no fueron escritas por inspiración divina)

Ambas versiones afirman lo mismo.