Citas Bíblicas


¿Cual es la enseñanza que nos deja la higuera estéril? (Mr:11:12-26)

hola hermano carlos te saludo en el nombre de nuestro señor jesucristo ya que gracias a tus articulos se me quito la venda de los y ojos y comprendido y aceptado el plan de salvación a través de nuestro señor Jesucristo. y le he tomado sabor a la lectura de la biblia.
Mi consulta es la siguiente se refiere a la cita de (MARCOS 11:12-14) Maldicion de la Higuera Esteril.
que mensaje oculto narra esta cita ya que si nuestro señor jesucristo hubiera querido higos de esta higuera tenia el poder para que la higuera le diera higos y no lo hiso en cambio le dijo Mr 11:14 Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.
 
que el señor te bendiga
 
atte:Eusebio

 

RESPUESTA:

Hola Eusebio!! Me alegro que sigas estudiando la Biblia y por todo lo que me cuentas.
Respecto a la higuera estéril, es verdad que el Señor hubiese podido abastecerse de alimento sin necesidad de la higuera; por lo tanto, es lógico suponer que el Señor nos está enseñando algo a través de este suceso; por otra parte, es importante tener en cuenta los versículos quince al diecinueve, para acercarnos al mensaje del Señor.

Veamos qué es aquello nos trata de enseñar.
Primeramente debemos notar que este relato se encuentra dentro de un contexto en donde el tema central es el reclamo que le hace el Señor a la nación de Israel a causa de su falta de frutos. (Ver artículo: “Lo que pertenece a Dios”)

Sabemos que los frutos son las buenas obras, las cuales tienen por objeto glorificar a nuestro Padre celestial.
La higuera es utilizada por el Señor como emblema de Israel, y la maldición de la higuera estéril (Mr:11:12-17) constituye una parábola: El pueblo no había respondido al llamamiento del Señor, que debido a esto anunció su juicio. (Mr:11:14)
En el relato vemos que “no era tiempo de higos”, de manera que era lógico que la higuera no tuviese frutos, (no tenía los frutos del verano, los de la verdadera cosecha) pero el hecho de que tuviese hojas significa que debería haber tenido por lo menos los higos verdes de la primavera, ya que la higuera da frutos “tempranos” en primavera, y frutos “tardíos” en el verano.
La presencia de las hojas sin el fruto nos muestra la profesión religiosa de Israel (sin fruto) y constituye una solemne advertencia acerca del peligro de una religiosidad sin frutos. (Sg:1:26-27)
La frase: “nunca jamás coma nadie fruto de ti” es muy significativa, porque la nación de Israel tenía el mandamiento de cumplir las leyes de Dios. En consecuencia de ello Él los bendeciría y las otras naciones reconocerían que el Dios de Israel era el verdadero Dios y se volverían a Él. Es decir, a causa de los frutos de Israel las otras naciones se verían beneficiadas porque conocerían al Dios verdadero. Pero el Señor la maldijo para que ya nadie pudiese ver en ella la mano de Dios bendiciéndola. Por lo tanto la nación de Israel ha dejado de ser un vínculo entre Dios y los hombres.
En estos tiempos, la iglesia (cuando decimos la “iglesia” nos referimos a los verdaderos cristianos) es el medio que lleva a los hombres a poner sus ojos en el Dios verdadero. ¿Cómo sucede esto?
Cuando los hijos de Dios realizamos buenas obras, aquellos que nos ven se vuelven a Dios.

"Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos." (Mt:5:16)


El Señor Jesucristo sigue instruyendo a sus discípulos en cuanto a una vida de frutos: la clave es la fe.

"Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.
Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado. Respondiendo Jesús le dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.. Por tanto os digo que todo lo que pidieres orando, creed que lo recibiréis y os vendrá. Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas."
(Mr:11:20-26)
 
Bueno hermano, espero haber sido claro, es necesario tener frutos de justicia, basados en nuestra fe en el Señor, para que los hombres que nos ven se vuelvan al Dios verdadero.
Gracias por unirte al grupo, cuando tenga un poco de tiempo voy a agregarle algo, por ahora no puedo. Hasta pronto. La gracia del Señor sea contigo.
 
Ate: Carlos